¿Qué es un reloj solar?

A lo largo de los años, la industria relojera en todo el mundo ha evolucionado notablemente, tanto en el uso de materiales más resistentes y ligeros, como en el desarrollo de movimientos más precisos y eficientes.

Entre los diferentes tipos de mecanismos o movimientos que actualmente ofrece Junghans, se encuentran mecánicos, automáticos, cuarzos, cuarzos solares y cuarzos radiocontrolados. Sin duda, se trata de una oferta versátil, que muestra el resultado de la investigación y desarrollo de las últimas décadas.

Los relojes con mecanismos solares funcionan con la luz del sol y con la luz artificial, aunque cabe destacar que utilizan una batería. La diferencia con un cuarzo tradicional, es que el reloj en la carátula cuenta con fotoceldas que absorben la luz y la transforman en energía, otorgándole al reloj una durabilidad extrema en lo que a batería se refiere. Así como un cuarzo puede nunca parar de caminar al estar guardado (hasta que se agote la batería), un reloj solar tiene una autonomía de aproximadamente 8-10 meses gracias a la luz. Posteriormente, se puede recargar nuevamente para continuar funcionando sin la necesidad de un cambio de batería. Sin duda, se trata de una tecnología avanzada que se puede encontrar en marcas de relojes de lujo y de alto desempeño.

1972 Solar Chronoscope

El cronometrador oficial de los Juegos Olímpicos de Munich 1972 fue Junghans. Sin duda, un orgullo y una gran forma de exposure para la casa relojera alemana, que en aquella época gozaba ya de un prestigio notable en la industria relojera europea. Actualmente, La colección 1972 Chronoscope rinde tributo y homenaje a las memorias de aquellos juegos olímpicos, en los que se marcó una nueva etapa de la cronometría en el deporte. Además de la gran historia que antecede a ésta colección, el estilo y look de la década de los setenta está presente en cada detalle estético y funcional de esta línea de relojes deportivos con estilo vintage.

Junghans 1972 Solar Chronoscope

En gustos se rompen géneros

La relojería ha visto grandes cambios en los últimos años. Así como los movimientos de cuarzo tomaron una gran fuerza en los setenta, en la llamada “Crisis del cuarzo”, los relojes automáticos y mecánicos han vuelto a ser protagonistas gracias a la mística que envuelve la maquinaria de un reloj que funciona solamente con el movimiento de la muñeca. En realidad, no podemos emitir juicios de valor en cuanto a qué mecanismo o tipo de movimiento es mejor, simplemente es un factor que obedece al desempeño buscado en cada reloj y al gusto de la persona que lo va a utilizar. Si lo que el usuario busca es precisión máxima, es posible que un cuarzo o un reloj radiocontrolado sea una mejor opción que uno mecánico, sin embargo, una persona purista y apasionada de la relojería, puede sentirse más atraída a un reloj mecánico. ¿A ti cuál te gusta más? ¡Te invitamos a conversar con nosotros, a través de nuestras redes sociales!

Leave a Comment