Historia

Junghans Germany

Lo que comenzó en 1861 en Schramberg con la fundación de la empresa, ha evolucionado rápidamente hasta convertirse en una de las historias de éxito más fascinantes de la industria relojera alemana. Las exigencias en cuanto a los relojes pueden haber cambiado desde aquellos tiempos, pero la filosofía de Junghans sigue siendo la misma. Un espíritu innovador y la búsqueda constante de la precisión hasta en el último detalle caracterizan la forma de pensar y actuar de todos los trabajadores de Junghans.

Con el impulso de la familia empresarial Steim de Schramberg la empresa ha adquirido un nuevo esplendor.

El compromiso con el lugar de emplazamiento de la producción Schramberg, queda patente y visible en cada uno de los relojes de la marca Junghans.

Ya que por muy variado que sea el programa de Junghans sigue una máxima: combinar una manufactura artesanal tradicional con la más moderna tecnología relojera y un diseño apasionante. Esto hace de cada uno de los relojes con la estrella algo tan único que podemos decir con orgullo: JUNGHANS– EL RELOJ ALEMÁN

La Uhrenfabrik Junghans se fundó en 1861 en Schramberg, en la Selva Negra. Sus 150 años de experiencia en precisión y diseño de relojes quedan reflejados en importantes hitos históricos: en 1903, Junghans era, con más de 3.000 trabajadores, el mayor fabricante de relojes del mundo.

El desarrollo de mecanismos precisos hace que en 1951 la empresa se convierta en el mayor fabricante de relojes de Alemania y en 1956 en el tercero del mundo. En los Juegos Olímpicos de 1972 de Múnich, Junghans marca nuevos hitos en el cronometraje como cronometrador oficial. Tras una movida y exitosa historia empresarial, desde 2009, los empresarios de Schramberg, el Dr. Hans-Jochem y Hannes Steim, son los nuevos propietarios de esta empresa tradicional.

Cada uno de nuestros relojes se fabrica en Schramberg bajo un gran amor por los detalles, una gran exigencia en cuanto a calidad y diseño, así como, una gran competencia tecnológica. La colección incluye relojes carismáticos: los relojes Meister, que se fabrican desde los años 30, reflejan la historia y el pasado de la empresa. Ya en 1956, Max Bill diseñó relojes que se han convertido en auténticos clásicos. Acuñados por la filosofía de la Bauhaus, se han fabricado hasta nuestros días casi sin modificaciones.

Con la invención del primer reloj de pulsera radio-controlado, Junghans estableció un nuevo hito en 1990: una tecnología que, hoy en día, se sigue utilizando con la energía solar, respetuosa con el medio ambiente.

Una diversidad tan única como los relojes con la estrella.

Todo comienza con una idea

Las ideas, las innovaciones y el diseño tienen una larga tradición en Junghans. Antes de que un reloj Junghans recorra el camino hasta la muñeca de su dueño se hacen estudios de mercado para conocer las tendencias actuales y se desarrollan nuevas tecnologías en los departamentos de la empresa.

Este creativo proceso es el origen de todos los relojes de Junghans. Y esto desde hace más de 150 años.

Junto a la legibilidad, además, se someten a prueba, naturalmente, la funcionalidad, el manejo ergonómico y criterios técnicos de fabricación, así como de montaje.

Una vez han sido resueltas con satisfacción todas estas cuestiones por parte de nuestros diseñadores y constructores, se fabrica cada uno de los componentes. Queda claro que la calidad siempre es nuestra máxima prioridad.